Archives, Bilingual, Desde los archivos, Essays + Reviews, Featured

Desde los archivos: El virus de la escasez y la cultura de la abundancia

Sixty ha logrado durante más de una década, promover las artes y diversos enfoques culturales de la vida a través de la creatividad de sus brillantes colaboradores a lo largo de los años. Celebrando una nueva era para nuestra publicación, presentamos una nueva serie Desde los archivos. Este proyecto ha sido creado para volver a visitar una selección de artículos e historias realizadas por la artista y poeta Natalia Villanueva Linares, guiada por el apoyo de la Gerente de Operaciones + Archivos Jenny Patiño y nuestra editora McKenzie Birmingham. Natalia está navegando por nuestros archivos buscando traducir artículos al español. El proyecto es un esfuerzo por compartir la generosidad del arte, revelar el compromiso cultural de Sixty e identificar el contenido intenso y a menudo conmovedor de estas piezas escritas que ella encuentra aún relevantes hoy en día, introduciendo nuestras prácticas artísticas y culturales contemporáneas a nuestra comunidad local de hispanohablantes.

Sixty has accomplished over a decade of promoting arts and diverse cultural approaches to life through the creativity of its bright contributors over the years. In celebration of a new era for our publication, we present a new addition: the series Desde los archivos / From the Archives. This project has been created to revisit a selection of articles and stories made by the artist & poet Natalia Villanueva Linares, guided by the support of Manager of  Operations + Archives Jenny Patiño and our contributing editor McKenzie Birmingham. Natalia is navigating our archives looking to translate articles to Spanish.

The project is an effort to share the generosity of art, unveil Sixty’s cultural engagement, and identify the powerful and often poignant content of these written pieces she finds still relevant today – giving our contemporary artistic and cultural practices a welcoming feel to our local Spanish speaking community. To read the following article in English, click here


Nacemos en rojo: entre la sangre y la carne de nuestras madres, ya endeudadas. Lo que le debemos a nuestras familias: una deuda del cuerpo. Y lentamente el círculo se ensancha. Nuestras deudas con nuestros amigos: el precio de aceptación; nuestra deuda con nuestras comunidades: el precio de la civilización. Luego vienen los bancos, con tarjetas de crédito y préstamos estudiantiles y préstamos para automóviles y préstamos para viviendas y préstamos para pagar otros préstamos hasta que la totalidad de nuestra vida sea un gran círculo rojo de deuda.

 *

Al igual que los genes en el cuerpo, las ideas forman una cultura a través de un proceso de replicación, interacción y mutación. Esta es la base del concepto del meme de Richard Dawkins, que define como una “idea, comportamiento o estilo que se transmite de persona a persona dentro de una cultura”. Pero la fuerza de un meme, es decir, el grado en que se ha arraigado en la sociedad, no denota ninguna cualidad moral, ni siquiera sugiere que es la mejor y más eficiente forma de vida. En lugar de una célula sana, una idea puede ser más parecida a un cáncer o un virus invasor, propagándose en su propio beneficio incluso cuando mata a su huésped.

Existe uno de esos virus meme que ha alcanzado proporciones pandémicas: el cultivo de la escasez. Ha producido una enfermedad que se ha apoderado de todas las facetas de nuestras vidas, desde nuestro ser más público como ciudadanos hasta nuestras relaciones más íntimas. La cultura de la escasez es una creencia individual y social de que no hay suficiente. Que los recursos son limitados y, por lo tanto, la supervivencia depende de la competencia. Es una economía de hambre: aceptar las condiciones o ser sometido a la muerte social. Y así nos quedamos en un perpetuo estado de miedo y de deseo. Miedo a retroceder, miedo a ahogarse, miedo a que en cualquier momento el precario equilibrio que hemos alcanzado se derrumbe y nos perdamos para siempre. Y en este miedo, buscamos más: porque más lleva a más. La ropa más bonita nos ayudará a relacionarnos, el auto más bonito nos hará parecer menos desesperados, la mejor televisión nos asegurará que tengamos más amigos, la mejor casa nos hará sentir más seguros. Y entonces terminamos en un extraño universo alternativo donde los millonarios piensan que están luchando, que deben disputar un punto porcentual adicional en exenciones de impuestos año tras año para saciar el miedo y la necesidad. Nosotros, como cultura, no tenemos una conceptualización de lo que es “suficiente”, por lo que nos acobardamos en nuestros hogares y permitimos que los ricos nos consuman lentamente a todos.

# 1 de la serie Hematoma, Maya Mackrandilal, 2014.
# 1 de la serie Hematoma, Maya Mackrandilal, 2014.

Esto no es saludable. Este es un estado de enfermedad social. Un estado en el que el país más rico del planeta no puede permitirse proporcionar educación de calidad a sus hijos, no puede permitirse reparar sus puentes, financiar su transporte público, cumplir con su obligación con su gente de apoyar la salud, la seguridad y el bienestar general. Existe una forma de pensar en la que se dice que, para tener el mejor sistema de salud del mundo, algunas personas deben pagar lo peor, o nada. Que para tener las casas más grandes, los vecindarios más impecables, algunas personas deben vivir sin hogar y otras deben vivir en una zona de guerra.

En el mundo del arte, la cultura de la escasez corre por nuestras venas. Cada año, un conjunto de artistas recién graduados son expulsados ​​de sus instituciones para luchar por un grupo de recursos cada vez más reducido. Los puestos permanentes para docentes se convierten en trabajos temporales para profesores auxiliares, la concesión de dinero disminuye, el costo de las residencias aumenta. Esta es nuestra fiebre: el trabajo constante de las aplicaciones y el trabajo por contrato, exprimiendo nuestra creación artística durante nuestro “tiempo libre” que no es realmente gratis. La náusea de ver los logros de nuestros compañeros como una negación de nuestro propio valor. Y quizás el peor síntoma: el mantenimiento de las apariencias: pasar de un evento a otro, no solo profesando que no estamos enfermos por dentro, o constantemente agotados y vacíos, sino insistiendo en que estamos en un estado de salud óptimo, que todo es maravilloso ¿Y no son geniales estos bocaditos?
Como epidemiólogos culturales debemos identificar las fuentes del brote y rastrear la cadena de transmisión. Debemos determinar los puntos donde esta cadena puede ser interrumpida con la inmunización. Profundicemos y rastreemos su origen. Las personas infectadas con la cultura de la escasez creen que el único trabajo por el que vale la pena compensar a alguien es el trabajo que no disfrutamos, trabajo sin amor. Por lo tanto, nuestras prácticas se transforman en un trabajo por el que merece la pena ser pagado (un trabajo de infelicidad que aniquila el alma, un arte que es el equivalente a empujar papeles alrededor de un escritorio) o trabajamos gratis. Por lo tanto, uno de los portadores de este virus es la lógica del capitalismo tardío y la falta de compromiso crítico con el significado cultural del trabajo en una economía global cada vez más mecanizada.

# 5 de la serie Hematoma, Maya Mackrandilal, 2014.
# 5 de la serie Hematoma, Maya Mackrandilal, 2014.

Otro síntoma de infección es la creencia de que sólo ciertas personas especiales llegan a ser artistas. Que ciertas personas especiales son dioses. Y que estos ciertos especiales dioses del arte deberían ser elevados por encima de nosotros, su trabajo alojado detrás de las paredes del museo, la persona promedio que no puede comprar, los pobres que no pueden ver. El nombre de este portador es jerarquía, y se compone de una taxonomía compleja e intersección de dominación. Una es la supremacía blanca, que se alimenta de la creencia de que las cualidades mismas de la humanidad deben mantenerse escasas. Otro es el patriarcado, la creencia de que la agencia cultural debe mantenerse escasa. Otro que podríamos llamar monogamia y antagonismo queer, la creencia de que nuestros cuerpos, nuestras sexualidades deben hacerse escasos.

La cadena de infección es profunda y se extiende como una red infinita en todo el mundo. Diferentes portadores permanecen inactivos en diferentes puntos a través del espacio y el tiempo, permitiendo que la virulencia se desarrolle hacia la dominación completa. ¿Y cuál fue el paciente cero, la fuente desde la cual se propagaron todos los vectores? Podríamos llamarlo deuda física, la idea de que nuestras vidas no son nuestras, de que son un producto limitado y que nuestras relaciones se basan en la explotación de ese producto, con un balance bien mantenido. El paciente cero es ese cuerpo que se hizo dominante a través de la creencia que tiene derecho al cuerpo o la vida del otro, ya sea por injusticia social, esclavitud, encarcelamiento, tortura, violación o asesinato.

Inmunidad: protección o exención de algo, especialmente una obligación o sanción. De inmunis, gratis, exento.

# 6 de la serie Hematoma, Maya Mackrandilal, 2014.
# 6 de la serie Hematoma, Maya Mackrandilal, 2014.

El arte, en su raíz, siempre se ha opuesto, de una forma u otra, a la deuda del cuerpo. Es un gesto hacia la abundancia, el exceso. Si el arte es realmente un espacio para que nuestra cultura sueñe, entonces es un punto vital de inoculación contra la cultura de la escasez. El arte está fuera y, por lo tanto, responde al trabajo necesario de supervivencia. Está ahí para separar cada suposición básica y construir algo nuevo a partir de los escombros. Es el sitio de nuestra inmunidad: la cultura de la abundancia. Una cultura de abundancia se basa en la idea de que nuestra sociedad está estructurada no en torno a la deuda, sino en torno al reparto. Que cada uno rebosa de potencial humano. Dice que en ese exceso, debemos ser promiscuos: indiscriminados, sin orden. Pro (avanzar) -miscere (para mezclar): mezclar para avanzar.

Este meme, la cultura de la abundancia, se opone a las realidades materiales de gran parte de la historia del arte occidental y de la historia occidental en general. Es una lógica de los márgenes: toma forma en colectivos queer, recuerdos indígenas, espacios dirigidos por POC y sueños feministas: los espacios intersticiales, desordenados y cargados. Los lugares en los que nos encontramos cuando estamos al borde de las cosas, en el precipicio de un gran abismo, donde alcanzamos las manos de las personas más cercanas a nosotros, porque sabemos que en ese momento cuando sentimos que no tenemos nada Es entonces cuando nos liberamos de nuestra deuda corporal y encontramos abundancia entre nosotros.

Las nuevas vistas de nuestra imaginación: ¿cómo podemos ubicar y vivir en espacios de abundancia en nuestra vida cotidiana? ¿Cómo pueden nuestras prácticas como artistas impulsar esta imaginación? ¿Cómo podemos, como comunidad artística, mezclarnos responsablemente? ¿Cómo abordamos las jerarquías en los cimientos de nuestra cultura sin reproducirlas? ¿Cómo se vuelven abundantes nuestras instituciones? Nuestra política? Nuestra cultura global? Estos son los vectores que viajarán desde la cultura de la abundancia, se replicarán de cuerpo a cuerpo y nos impulsarán hacia el futuro.


Maya Mackrandilal es una artista y escritora que reside en Chicago. Actualmente es una artista actual de HATCH en residencia en la Chicago Artists Coalition. Su trabajo fue expuesto recientemente en THE SUB-MISSION en Chicago y Smack Mellon en Nueva York. Recibió su MFA en el School of the Art Institute de Chicago y una licenciatura en Studio Art de la Universidad de Virginia. Twittea sobre arte, raza, género y cultura pop @femme_couteau